miércoles, 1 de febrero de 2012

Fideos integrales caseros


Lo digo antes que nada: lo fundamental es que la harina sea de excelente calidad. No buena, ex-ce-len-te.


El primer paso es simple. Poner 2 tazas de harina en un bowl, ahuecar en el centro y agregar una pizca de sal, un huevo y dos cucharadas de aceite. Mezclar y luego agregar agua si es necesario, la idea es que quede una masa compacta.



Dejar descansar por lo menos 30 minutos. Y luego estirar lo más posible para que queden bien finitos. Lo esencial es que el palo de amasar sea pesado. También se puede colgar la masa estirada en el borde de la mesada para que, con el propio peso, se estire un poco más.

Doblar la masa sobre sí misma en tres partes, y cortar con un cuchillo bien filoso.


 

Estirar inmediatamente los tallarines para que no se sequen y agregarles harina para que no se peguen si es necesario.




Cocinar en agua hirviendo por 20 minutos, agregar salsa de preferencia y  ¡listo!


El resultado
Los fideos caseros son sin dudas muy superiores en sabor que los comprados, y al ser integrales además son muchísimo más nutritivos. Un hallazgo.


Consejos 
1. Reemplazar una parte del agua con tinta de calamar para lograr unos deliciosos fideos negros que son mucho más ricos (¡y baratos!!) que los comprados
2. ¡Hacer una buena cantidad y freezar!

Confesión
Las fotos van en blanco y negro porque salieron con un tinte azulado que no pude resolver ni con Photoshop...


¿Qué vas a cocinar hoy???


3 comentarios:

c. dijo...

¿cuándo nos juntamos a comer esos fideitos?

Haru dijo...

¡Pronto, pronto!! Arreglemos y los preparamos juntas, ¿dale?

Indira dijo...

Hola Haru,

me anoto para el prox taller de seitán.
Saludos